/ 27.04.2020

¿Cómo afecta el Coronavirus al ecommerce?

Ya han pasado 6 semanas desde el inicio del estado de alarma, que conllevó un confinamiento de la población en España. Esta situación ha provocado el cierre de comercios y grandes superfícies, exceptuando sectores esenciales. Ahora disponemos de datos que muestran cómo se han comportado los consumidores a nivel online, qué sectores han perdido ventas y qué sectores se han visto más beneficiados por las ventas a través de sus e-commerce.

Y es que un 10% de los españoles ha comprado por primera vez en su vida comida y bebidas online, y un 7% productos de cuidado personal.

Incremento de ventas online durante el COVID-19

El inicio del estado de alarma en España provocó un incremento de ventas online de un 12,5% respecto a las mismas fechas del año pasado, según informaba la Organización Empresarial de logística y Transporte. Esto provocó la suspensión temporal de entregas a domicilio por cadenas como Mercadona. Otras cadenas de distribución alimentaria como Dia o Carrefour tuvieron que priorizar entregas, provocando retrasos en numerosos pedidos. Y esto sólo era el principio...

Este cambio de estado provocó un cambio en la forma de comprar, y ahora resulta imprescindible para muchas empresas y comercios aprovechar los diferentes canales online, así como el ecommerce. En muchos casos se ha producido una digitalización del negocio express.

Según datos ofrecidos por Nielsen, las ventas de productos de rápido consumo por internet se ha incrementado un 62%.

Y con todo este incremento, uno de los más beneficiados ha sido Amazon. Se ha revalorizado en bolsa un 35% desde el inicio de la crisis. Y tiene previsto reforzar su plantilla con 100.000 nuevas incorporaciones.

Sectores que más venden durante el confinamiento

Los hábitos de compra han cambiado y esto ha provocado un incremento general de un 55% en ventas online. Las compras en alimentación, parafarmacia, mobiliario o deporte son las más demandadas. 

En las primeras semanas de confinamiento la gente buscó sólo primeras necesidades, básicamente en lo que alimentación y parafarmacia se refiere. En las siguientes semanas se ha ido demandando más equipamiento deportivo (con un incremento que llegó a ser del 191%), más bricolaje y más jardinería.

Y también se han ido incorporando las compras de material de oficina y  papelería. Y es que las empresas ya disponían de material de oficina, pero con el teletrabajo esta necesidad a pasado a encontrarse en los hogares. 

Con el material de papelería pasa algo similar, y es que los niños y adolescentes han dejado las aulas y esas necesidades de material de papelería pasan a estar en los hogares.

 

Sectores más afectados por el COVID-19

El sector textil, con las tiendas de ropa a la cabeza, y pese a disponer en muchos casos de ecommerce... ha visto cómo descendían sus ventas online un 82% desde que entró en vigor el Estado de Alarma (datos proporcionados por Acotex).

Muchos negocios de este sector han presentado expedientes temporales de empleo, aunque muchos otros empiezan a ver poco probable la continuidad de su negocio.

¿Qué está cambiando en los comercios españoles?

No sólo se ha potenciado el teletrabajo, demostrándose como una alternativa muy real en ciertos puestos de trabajo. Muchos comercios españoles (grandes y pequeños) se han movido al entorno online. Algunos ya tenían su ecommerce o su web, otros la han tenido que crear urgentemente. 

El canal online, con el ecommerce a la cabeza ha permitido a muchos negocios mantener las ventas y los ingresos. También ha permitido a muchos negocios deshacerse del stock, que de otra manera hubiese perdido (ya sea por tener productos perecederos, productos de temporada, etc...).

Y si han podido mantener ventas, incrementarlas, o simplemente no tener pérdidas, significa que han podido mantener a sus empleados, reducir jornadas en el peor de los casos o incrementar personal en el mejor de los casos. Pero la buena noticia es que no han tenido que cerrar el negocio y lo han conseguido salvar.

Esta situación ha provocado un impulso a la innovación entre startups, Pymes y grandes empresas. Han visto que la digitalización es una obligación y han empezado a apostar fuerte invirtiendo en desarrollo tecnológico e I+D.

Nosotros llevamos tiempo trabajando en la digitalización de las Pymes, y durante esta crisis seguimos ayudando a startups y Pymes tanto en sus procesos de digitalización como en sus proyectos online.